Recuerda siempre revisar bajo tu cama…

buenas_nochest.jpg

   Esta es una historia real, le sucedió a la amiga de un amigo, Sara. Era una adolescente normal que vivia en un vecindario tranquilo y cotidiano. Para ella todos los días eran lo mismo, se levantaba todas las mañanas, su perro Tobby, que dormía debajo de su cama, siempre lamía los tobillos de Sara cuando ella bajaba de la cama; luego desayunaba, lavaba sus dientes y se alistaba para pasar un día totalmente igual al anterior. En una de sus repetidas mañanas, Sara veía la televisión, y en las noticias hablaron acerca de un acesino en serie que habia escapado del manicomio, obviamente estaba loco; e insistían en que mantengan sus puertas y ventanas bien cerradas por seguridad.

   En una ocasión, los padres de Sara salieron en un crucero durante una semana, lo que dejaba a Sara completamente a cargo de la casa y completamente sola, bueno, con su perro Tobby. Ya habían pasado cinco días desde que sus padres se fueron, y Sara estaba totalmente agotada y aburrida de lo mismo. Le tocaba la hora de dormir, se preparó completamente, ya estaba a punto de acostarse cuando recordó que no había cerrado la puerta de su casa con llave. Pero le dió tanta flojera, que pensó que si no habia pasado nada en los últimos días, por que debería pasar esa noche, así que se quedó dormida.

   Mientras dormía, escuchó un ruido que provenía del piso de abajo. Aterrorizada, se levantó de su cama, sus tobillos fueron lamidos como de costumbre, se puso sus zapatos, y con un bate en su mano, decidió bajar a revisar. Lentamente seguía el ruido buscando de donde provenía mientras sus piernas temblaban. Llegó a la cocina y se percató de que el ruido provrnía del cuarto de limpieza; así que se armó de valor, se acercó al cuarto de limpieza, y rápidamente encendió la luz, cuando observó que quien hacía en ruido era Tobby, enredado con unos artículos de limpieza. Por un momento se tranquilizó, pero pronto se quedó fria: y entonces, quién había lamido sus tobillos si Tobby estaba abajo.

   Tomó a Tobby como compañía y una vez más se armó de valor para descubrir algo terrorífico. Llegó a su habitación y encendió la luz, se acercó a su cama, y rápidamente se agachó para revisar quien estaba ahí, pero no encontró a nadie.

   Revisó su cuarto y observó que su ventana estaba abierta en señal de que alguien había salido por ahí; al asomarse vió a un hombre en el patio de su casa; al oservar mejor, se dió cuenta de que era el acesino de las noticias, quien la saludaba despidiéndose como si nada hubiera pasado…

   Esta es una historia real, le sucedió a Sara, quien ahora todos los días se encarga de cerrar la puerta de su casa correctamente y revisa que quien esté bajo su cama sea Tobby.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: